SERÁ MI FIN...
Paulo Nunes Junior
 
Tu amor se va y de forma cruel me deja…
Me transforma de un gran hombre en un pequeño niño,
Cuántas noches en vela, cuántas lágrimas derramadas por ti… De a poco te he ido perdiendo y bajo el puente de la ingratitud nuestro amor y nuestro deseo se fueron, noches de placer anhelados, lindos pensamientos apagados… Cuánta pasión, cuánto calor y siempre el hielo de tus palabras hacían que se adormeciera en mí el monstruo del placer…
Soñar con tu beso, con tu piel, con tu gemido, con aquella sensación de estar en las estrellas, y viajar contigo por el infinito, recorrer contigo los caminos del amor que quema y que deja las marcas de la nostalgia de todo lo tuyo siempre… Siempre inerte como si no percibieras todo lo que siento por ti. Hoy, mi mundo, que era un volcán de placer incontenible, se va por el sumidero del olvido. Volver a empezar sin ti quizás sea una tarea imposible, pues de ángel me transformaste en esclavo de las lágrimas y del recuerdo y, ahora, tu piel y tu olor no se hacen presentes en mi cuerpo y comienzan a retirarse de mi alma.
Amor bandido, que sentí por ti, me hizo sonreír y ver la gracia de todo esplendor del placer y ahora me lo devuelve todo con  tu frialdad y me traiciona  con otros cuerpos de mejor silueta que la mía, la que te había entregado, la del amor pleno. En lugar del cariño me diste el castigo de la indiferencia, las palabras que esperaba de ti, llenas de miel, llegaron con la hiel de los mismos verdugos de los antiguos tiempos, de símbolo de pureza y de encanto te volviste en verdugo de la oscuridad.
Ah… Ese dolor de mi pecho, ¿será que un día se calmará?
La marca de mi alma, ¿será que un día se apagará y me hará olvidar lo que vi en aquella mañana? que debería de haber sido de encanto…
Ah, amor cachondo que me espera bajo mis sábanas, tú te fuiste y ahora estoy aquí viejo y solo y ya nada más espero… Las palabras se van, el dolor viene y aún tengo que verte, que desearte, pero ya no puedo tocarte. Ah, qué dolor… ¡cómo has sido mi compañera y me volviste tu esclavo!
Ah, amor, ¿dónde estás?, ¿dónde están aquellas noches de placer, aquella sonrisa dulce, aquel beso mojado, aquellos momentos de puro éxtasis?¿Dónde estás y para dónde te han llevado amor? Amor…
Yo grito por ti y mi voz regresa hacia mí y, una vez más, solo, voy recurriendo mi camino… Solo e infeliz…
Hoy he muerto y ahora me sepulto por siempre para el amor carnal, pues sin tu piel, tu olor, tu calor, nada… Nada más busco…

Paulo Nunes Junior
25/12/2005
 

 

 

Indique este Site!